Lula declara de nuevo ante el juez Moro con m√°s denuncias y menos aliados Destacado

Mi√©rcoles, 13 Septiembre 2017 11:28 Escrito por  EFE Publicado en UNIVERSALES

Sao Paulo, Brasil. (EFE).- El expresidente brasile√Īo Luiz In√°cio Lula da Silva declarar√° de nuevo este mi√©rcoles ante la Justicia como imputado por supuesta corrupci√≥n, en un momento en el que las acusaciones en su contra se multiplican y alguno de sus aliados han decidido cargar con √©l.

Lula, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010, rendirá cuentas por segunda vez ante el juez federal Sergio Moro, encargado del caso Petrobras, en los juzgados de primera instancia de Curitiba, donde se concentran las investigaciones de la enorme trama corrupta que operó en la petrolera estatal.

En esta causa penal, una de las seis que afronta -la mayoría relacionadas con Petrobras-, la Fiscalía denunció a Lula por corrupción pasiva y lavado de dinero y le acusó de recibir sobornos del grupo Odebrecht, una de las empresas implicadas en la red corrupta, a través del exministro Antonio Palocci, hoy preso.

Los sobornos, que seg√ļn la querella se acercan a los 13 millones de reales (unos 4,2 millones de d√≥lares), se habr√≠an destinado a la compra del terreno que ocupar√≠a la sede del Instituto Lula y un √°tico vecino a su residencia particular en la ciudad de Sao Bernardo do Campo.

La expectativa para esta segunda cita en los juzgados de Curitiba es menor que la que tuvo lugar el pasado 10 de mayo, cuando Lula prest√≥ declaraci√≥n en otro proceso por el que luego fue condenado a nueve a√Īos y medio de prisi√≥n, decisi√≥n recurrida en un tribunal de segunda instancia.

Las autoridades han planificado un dispositivo menor que la pasada vez, pero igualmente notable, con más de mil policías y otros agentes de distintos órganos, quienes velarán por la seguridad antes y después de la audiencia, prevista para las 14.00 hora local (17.00 GMT).

Seg√ļn las previsiones, unos 50 autobuses llegar√°n a la capital del estado de Paran√° con cerca de cinco mil manifestantes, tanto a favor como en contra del que fuera faro de la izquierda latinoamericana.

La situaci√≥n del popular l√≠der es, sin embargo, peor que la √ļltima vez que se vio las caras con Moro, quien dijo que no decret√≥ la prisi√≥n de Lula en julio pasado para evitar "ciertos traumas".

Pero los traumas para Lula no cesan con tres nuevas denuncias más presentadas por la Fiscalía tan solo este mes y el golpe que supuso la acusación de uno de los hombres fuertes de su gobierno, Antonio Palocci, reo también en este caso.

El fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, denunci√≥ la semana pasada a Lula por obstrucci√≥n a la Justicia y asociaci√≥n il√≠cita, junto a la expresidenta Dilma Rousseff y a la c√ļpula del partido del Partido de los Trabajadores (PT).

Lula, que aparece primero en los sondeos electorales y ha manifestado su intención de presentarse a los comicios presidenciales de 2018, fue denunciado también en la víspera por la Fiscalía por sospechas de haber editado una ley a cambio de sobornos para favorecer a empresas automotrices.

Adem√°s est√° sujeto a varias investigaciones a partir de las confesiones de 77 exdirectivos de Odebrecht, cuyo contenido sacudi√≥ los cimientos de la democracia brasile√Īa y hasta salpic√≥ al presidente Michel Temer.

El cerco a Lula, de 71 a√Īos, se estrecha a√ļn m√°s despu√©s de que Palocci, que tambi√©n fue ministro en el Gobierno de Rousseff, incriminase al exgobernante en el cobro de coimas.

De acuerdo con el testimonio a la Justicia de Palocci, Emilio Odebrecht, patriarca del grupo Odebrecht, abord√≥ a Lula a finales de 2010, en los √ļltimos d√≠as de su segundo mandato, para hacer un "pacto de sangre" que inclu√≠a un "paquete de sobornos".

Ese supuesto "paquete" envolv√≠a regalos personales, conferencias pagadas a 200.000 reales (unos 64.000 d√≥lares) y una reserva 300 millones de reales (unos 100 millones de d√≥lares) que estar√≠an disponibles para las campa√Īas electorales del PT.

Lula, que acaba de darse un ba√Īo de masas en la regi√≥n nordeste de Brasil con una gira de 20 d√≠as, dice sufrir una "persecuci√≥n" judicial y pol√≠tica y que luchar√° en 2018 por "devolver la democracia" al pueblo brasile√Īo, siempre y cuando la Justicia no se lo impida.