Lunes, 12 Marzo 2018 10:54

Danilo es ventrílocuo

Escrito por  Alfredo Freites
Por Alfredo Freites Por Alfredo Freites

Cuando era ni√Īo en la televisi√≥n presentaban al mu√Īeco Don Roque que era manejado por el ventr√≠locuo Paco Miller. Nos deleitaba la actuaci√≥n. Era magia. Asombroso manejo de voz y manos para hacernos creer que el t√≠tere ten√≠a vida propia.

Igual hace Danilo Medina con su circo político. El fin de semana puso en el escenario a Roberto Rodríguez de Marchena.

Rodríguez de Marchena es un títere que en la escena política habla de la reelección.

En realidad, es voz y mano de Danilo Medina, quien tiene una serie de mu√Īecos que ir√° sacando para la nueva versi√≥n de su show continuista.

Nadie debe levantarse de la butaca pues veremos m√°s mu√Īecos diciendo lo mismo: Que Danilo debe seguir a caballo. El mismo no lo dir√°, por ahora.

Entre las defi niciones de mu√Īeco est√°n las de monigote, fantoche, t√≠tere, maniqu√≠, fi gura, pelele, espantajo y muchas m√°s. En el circo que tiene Danilo hay muchos sujetos que pueden encarnarlos. Sabemos de personas que se prestan para todo. La desvergu¬®enza y la ambici√≥n nublan la vista.

Les impiden ver lo necesario que es respetar la integridad de la Constitución.

En el fondo y la superfi cie lo que est√° por ser pisoteado otra vez es la Constituci√≥n. Aspirar a reelegirse no es pecado, pero s√≠ mentir al decir que no lo har√°. Es da√Īino modifi car nuestra Carta Sustantiva una y otra vez para imponer el continuismo. Esto es lo que est√° en curso.

Al comunicador Rodríguez de Marchena, que no es vocero del PLD y ha sido suplantado como vocero ofi cial del gobierno, lo ponen a ejercer en función de ambos. En una reciente entrevista expresó que nadie más que Danilo puede seguir la obra de gobierno. En realidad, él más que nadie sabe que Leonel sí puede. Al hacer su afi rmación lo pensó. A poco y se traiciona. Aunque el hablista sabe que Danilo no continuó la obra de gobierno de Leonel, porque ha dejado en ciernes el Metro; aplicó la ley del 4 por ciento por presión popular y se ha metido en camisa de once varas con las plantas de Punta Catalina, también calla que esa magna obra, manchada indeleblemente de corrupción, es su mortificación.

Danilo es un ventrílocuo con recursos del poder. Con Rodríguez de Marchena despejó las especulaciones sobre Gonzalo Castillo. Con una pasada alineo sus corifeos. Reelección es lo que hay manito.