Viernes, 09 Febrero 2018 10:22

La Ley vuelve al Senado

Escrito por  Orlando Gil
Twitter: @OrlandoGildice Twitter: @OrlandoGildice

PARTO NATURAL.- La Junta Central Electoral acaba de hacer en 2018 lo que hab√≠a hecho en a√Īos anteriores: someter a la consideraci√≥n de las c√°maras legislativas sus dos proyectos de ley. La de Partidos y la Electoral. Lo hizo a trav√©s del Senado, y de entrada la presidencia se muestra dubitativa respecto al procedimiento. Si los env√≠a a la comisi√≥n correspondiente, o nombra una comisi√≥n especial o se repite la comisi√≥n bicameral. Mal asunto. Reinaldo Pared sab√≠a que las piezas iban para el Senado y debi√≥ tener pensado con tiempo la forma de manejar el asunto. La experiencia es reciente y no deben cometerse los errores del pasado. Nada de audiencia p√ļblica, pues sobre el particular se conocen las opiniones de todos los interesados. Igualmente nada de consulta con los partidos, ya que cada cual tiene sus representantes y estos tendr√°n ocasi√≥n de dar su parecer y¬† votar cuando llegue la ocasi√≥n. Nada de comisi√≥n conjunta, tampoco, puesto que lo extraordinario fall√≥, y conviene corregir los pasos. Las leyes¬† son importantes, necesarias y apremiantes, pero no hay porqu√© abandonar la v√≠a normal y aplicar protocolos de circunstancia. Si se sabe como los ni√Īos vienen al mundo, que sea parto natural...

SIN MAREO.- Si fuera posible, debieran ponerse las piezas en manos de senadores y diputados que no hayan participado en los anteriores intentos. Los fracasados no tienen derecho y perdieron la ocasi√≥n. Adem√°s, todos los legisladores conocen lo mismo, pues estuvieron al tanto de lo que se iba discutiendo y acogiendo, aun cuando¬† no fueran miembros de la comisi√≥n bicameral. Si el resultado de la bicameral fue un borr√≥n, que ahora sea cuenta nueva. La mucha gente estrope√≥ el prop√≥sito, y fue f√°cil comprobar que hubo m√°s figuraci√≥n que ciencia. ¬ŅPor qu√© hay que incluir m√°s de uno de cada partido, sector o tendencia, si con una voz puede o√≠rse todo el grupo? Se supone por igual que los senadores y diputados no ser√°n esta vez mu√Īecos que hablar√°n por el vientre del ventr√≠locuo. Que vuelven a escena, recuperan soberan√≠a y hacen el escrutinio, porque las mediaciones, las consultas y los consensos no dieron pie con bola. Si repiten la comisi√≥n bicameral, las audiencias p√ļblicas, las consultas con el liderazgo de los partidos, afanes conocidos e in√ļtiles, no habr√° dudas de que se busca un nuevo tranque. Pues diligencias iguales dan resultado parecido. Y los textos de la Junta Central Electoral son claros. Solo hay que quitar y poner, y mientras menos se quite y se ponga poco, la viabilidad estar√° garantizada...

¬ŅA QU√Č LA PRISA? .- Llama la atenci√≥n que el comit√© Pol√≠tico del PLD haya nombrado el lunes a Monchy Fadul delegado pol√≠tico ante la Junta Central Electoral y a Jos√© Manuel Hern√°ndez Peguero ante la Direcci√≥n de Elecciones, y ya el jueves, dos d√≠as despu√©s, fueran presentados en sociedad. Lo que se dice friendo y comiendo. Y evidentemente pilas nuevas. Pues se trata de un partido que estuvo un poco a la deriva durante varios meses, sin reunirse y decidir los asuntos que estaban sobre la mesa. No hab√≠a prisa ni necesidad de acreditar a los flamantes representantes, pues no hay eventos de por medio que apremien, y el organismo se supone trabajando en el cronograma que en su momento discutir√° con los partidos. Igual debe decirse que C√©sar Pina Toribio entreg√≥, o ten√≠a pensado hacerlo antes de partir a Argentina, todos los papeles y archivos referentes a la labor realizada durante a√Īos como delegado pol√≠tico. Ese nuevo √°nimo o despertar tambi√©n se corresponde con la reiteraci√≥n del comit√© Pol√≠tico de reunirse el primer lunes de cada mes, y en caso de que haya dificultad ese d√≠a, hacerlo en el transcurso de la semana. Esos encuentros mensuales dan la clave del clima interior del partido de gobierno, adem√°s de que crean una din√°mica hacia afuera que lo lleva a mantenerse a la ofensiva...

DEUS EX MACHINA.-¬† El comit√© Pol√≠tico del PLD no se reun√≠a porque sab√≠a lo que hab√≠a entre manos, y de que si sus miembros¬† se ve√≠an¬† la cara, tendr√≠an que decirse dos o tres verdades que ya no aguantaban. A Felucho Jim√©nez se le critica el car√°cter, que sea impulsivo en ocasiones, pero si no fuera por √©l las √ļlceras hicieran estragos. El PLD necesitaba de un pleito de vecinas como el del lunes pasado, en que las partes o entre partes se desahogaran. Las gaticas de Mar√≠a Ramos no convienen en pol√≠tica, y en ocasiones se impone desollar la vaca en el mismo lugar en que se mata. Felucho Jim√©nez hace de ‚Äú deus ex machina ‚ÄĚ de manera admirable, y m√°s que imposible sacarle el cuerpo. Leonel Fern√°ndez tuvo que abandonar su c√≥moda posici√≥n de moderador y defenderse de una acusaci√≥n grave. La de querer dividir el partido al ignorar¬† decisiones tomadas por mayor√≠a. Hay que suponer el trance. Un Fern√°ndez acostumbrado a ser discursivo, a hablar ante una concurrencia mansa, obligado a hacer de abogado de su propia causa. Pero era necesario a la salud del PLD que se le dijera lo que se le dijo y que replicara de la manera enf√°tica en que lo hizo. Acaso no se dice que a m√°s claridad, mayor amistad. Igual entre compa√Īeros de partido. Si no se da esa confrontaci√≥n, los resabios y los rencores estuvieran carcomiendo el alma...