Miércoles, 06 Diciembre 2017 10:06

Primarias abiertas vs. la ley

Escrito por  Alfredo Freites
Por Alfredo Freites Por Alfredo Freites

En primera y √ļltima instancia el respeto a la Constituci√≥n es apego o desapego a la ley. Siempre se ha dicho que quien tiene poder est√° por encima de las leyes o cree estarlo, hasta que se ven encerrados. Con la Ley de Partidos lo que est√° en discusi√≥n en los predios pol√≠ticos es acercar o alejar acciones futuras por la violaci√≥n a las normas en ejercicio¬† del poder. Las primarias abiertas es una quimera que se quiere consagrar en la Ley de Partidos, retando o derribando los preceptos constitucionales. Esa modalidad es una sonsaca de m√ļltiples cabezas con las que se quieren beneficiar a los que detentan poder en cualquier nivel de la estructura gubernamental o partidarista.

Nuevamente se ha puesto sobre el tapete las primarias abiertas. Esa es la identidad de un viejo bandido que intenta sacar la cabeza cada vez que hay un tufo de corruptela en el aire. Cambian los actores promotores pero la intención es la misma. 

Los congresistas dicen estar divididos en sus opiniones. Los oficialistas aseguran que por eso han buscado el recurso de una consulta legal. Se aumentó a siete los posibles expertos a consultar, pero pasan los días y no hay contrata, pero tal parece que la consulta se está haciendo a vox populi. Consagrados juristas la apoyan subrayando la apertura de los partidos como la panacea del voto popular.

Han encontrado una finalidad m√°s que eficaz a las primarias abiertas.¬† A juicio de ellos¬† es √ļtil que todo el mundo pueda votar en todos los partidos y escoger para cada caso la f√≥rmula ideal para esa organizaci√≥n al margen o por encima de los militantes o dirigentes.¬†

Es darles derecho a los miembros de otros partidos a imponer candidaturas en casa ajena. Promueven la idea que las primarias abiertas ser√≠an una soluci√≥n a la falta de inter√©s del p√ļblico para participar en elecciones presidenciales, cuando en realidad lo que hace atractivo sufragar es el inter√©s que generen los candidatos o la coyuntura pol√≠tica existente. Acciones err√≥neas de los dirigentes pol√≠ticos conllevaron divisiones de los colectivos o concitado repudio del p√ļblico, minando la atracci√≥n hacia las votaciones.¬†

El sistema de partidos sigue siendo fuerte, pese a los yerros y las multiplicaciones de los colectivos m√°s antiguos. Sin embargo, las primarias abiertas terminar√≠an convirti√©ndose en la sepultura de esa realidad. Las primarias abiertas √ļnicamente beneficiar√°n a los que pueden burlar la ley.