Viernes, 03 Noviembre 2017 14:24

Danilo, Leonel y el PLD hoy (y 3)

Escrito por  Alfredo Freites
Por Alfredo Freites Por Alfredo Freites

El PRD ha sido una escuela negativa en el desempe√Īo pol√≠tico. La agresividad de su lucha interna y la¬† inconsistencia para darle continuidad al ejercicio del poder son una cantera. El partido blanco es la fuente de casi todos los partidos existentes. Sin embargo, esa fragmentaci√≥n contin√ļa y se asoma¬† porque la ambici√≥n suele enceguecer.

No importa lo fuerte que sea un partido, las divisiones o antagonismos mal manejados son el peor enemigo de las organizaciones. Actualmente las divergencias internas en el PLD podr√≠an ser la causa de su salida del poder. En los a√Īos setenta el PRD gan√≥ dos elecciones consecutivas y su m√°s cercado rival era un PRSC en desbandada con un anciano y ciego l√≠der, pero los antagonismos internos pusieron final a lo que pudo ser una carrera de relevos. Las malquerencias llevaron al suicido al presidente Antonio Guzm√°n y luego al encierro por delincuente al presidente Salvador Jorge Blanco.

El grupo de Jorge Blanco atiz√≥ la animadversi√≥n contra Guzm√°n y luego contra Majluta confabul√°ndose para que √©ste no llegara a la Presidencia de la Rep√ļblica. El resultado de esa divisi√≥n sac√≥ al PRD del poder de muchos a√Īos. Luego gan√≥ Hip√≥lito Mej√≠a en el principio de este siglo y la lucha interna que desat√≥ su ambiciones continuista provoc√≥ que expulsara del PRD a Hatuey de Camps y esto signific√≥ la derrota y salida del poder desde el 2004 a nuestros d√≠as. Ese es el espejo del PLD. Leonel y Danilo. Danilo y Leonel. Ambos a dos se reparten el liderazgo de un fuerte partido¬† que se orienta a contabilizar 16 a√Īos gobernando. Los dos saben que las divisiones son factor de derrota.

Los peledeístas de uno y otro bando están en el justo momento de ponerse de acuerdo. Antagonizar dejará pérdidas. El parnaso dibuja un idílico ambiente para que el PLD se mantenga en el poder porque carecen de oposición. corren solos. El más cercano competidor enfrenta grandes retos orgánicos y no termina de cuajar una estructura de combate. Ciertamente, el PRM tiene una división de nacimiento con dos presidentes virtuales y uno orgánico. Hipólito y Luis Abinader fungen como los jefes de la entidad y sus pasos organizativos se inclinan a compactar simpatías para ellos y no para el partido. La separación late. El PLD vive casi lo mismo que el PRM. Danilo y Leonel tienen la decisión.