Miércoles, 03 Febrero 2016 15:15

Danilo al frente en el panorama electoral dominicano.

Escrito por 

Aunque todav√≠a el proceso de escogencia de candidatos para los tres niveles de boletas electorales no se ha concluido por las serias dificultades que confrontan los partidos, el panorama electoral comienza a despejarse a medida que van apareciendo las encuestas, sobre todo, las m√°s acreditadas, definiendo el cuadro de posiciones en el tablero de las preferencias. Las √ļltimas dos encuestas, la de Mark-Penn y la Asisa, colocan a Danilo Medina en ventaja sobre su m√°s cercano perseguidor, Luis Abinader, mientras los dem√°s candidatos aparecen con niveles de preferencias muy pocos significativos. La reelecci√≥n del Presidente aparentemente va por el carril de adentro corriendo con toda seguridad, aunque si se comparan las encuestas entre s√≠ y con sus anteriores mediciones, se aprecia una tendencia en la cual Medina registra un importante descenso y Abinader un significativo ascenso.

    

Todav√≠a queda un buen tiempo en la carrera electoral para que los competidores se apliquen a fondo y traten de sacar el mejor provecho para su causa. El Presidente Medina tiene una buena agenda, con debilidades claras por los efectos originados por el modelo neoliberal reinante, pero su agenda la ha combinado muy bien con sus cualidades personales, que al tiempo de acercarlo a la gente, les han permitido penetrar al mundo afectivo de la gente, adem√°s de disponer de todos los poderes f√°cticos oficiales y no oficiales articulados con gran destreza. Por su parte, Abinader, pese a que le favorecen las actitudes colectivas por el cambio, registra debilidades que tienen que ver con la imposibilidad de presentar al p√ļblico elector un discurso persuasivo y atractivo que le haga ganar terreno en la dif√≠cil carrera. En ese orden, Bernardo Vega, en un interesante art√≠culo sobre Abinader vs. Medina publicado en el peri√≥dico Hoy, le ofrece una estrategia para fortalecer su discurso electoral, de modo que concretice sus ofertas y propuestas, y pueda contrarrestar el discurso y agenda del Presidente candidato. ¬† ¬†

    

El desaf√≠o de Abinader es elevar la calidad de su discurso, sabiendo que al carecer del poder f√°ctico de su contrincante, su mayor recurso radica en la formulaci√≥n de un pensamiento y un plan de acci√≥n, como recursos de seducci√≥n y precipitaci√≥n popular a su favor. Esa l√≠nea de acci√≥n tiene que acompa√Īarla con una mejor administraci√≥n del eje emocional y afectivo, muy propio de la personalidad social dominicana, para tratar de conquistar el coraz√≥n de un elector demandante de cari√Īo y afectos ‚Äúoportunistas‚ÄĚ. En el caso de Medina, un zorro de la planificaci√≥n estrat√©gica de la pol√≠tica, el desaf√≠o es administrar el gran poder f√°ctico institucional y presupuestal de que dispone, y salvar el desaf√≠o que encierra la potencial divisi√≥n interna determinada por la relaci√≥n dial√©ctica y antag√≥nica entre su liderazgo y el de su compa√Īero de partido Leonel Fern√°ndez.¬†

    

El panorama electoral comienza a definirse y los competidores ya saben lo que tienen y lo que les falta, así como los elementos que deben manipular, administrar y recrear para competir con el mayor de los éxitos.