Lunes, 18 Enero 2016 17:51

Más división en la oposición política de la RD

Escrito por 

El partido de Gobierno a trav√©s de su estrategia de gobernabilidad dentro de la globalizaci√≥n neoliberal que domina el mundo, ha ido consolidando su poder y control de todas las fuentes de poder pol√≠tico y tambi√©n econ√≥mico. Una tendencia en ese proceso de expansi√≥n y monopolizaci√≥n de ese poder pol√≠tico hegem√≥nico, ha sido la divisi√≥n de la oposici√≥n y la integraci√≥n negociada de ciertos fragmentos pertenecientes a los partidos que se dividen. Los casos m√°s sobresalientes han sido los del PRD y ahora se a√Īade la m√°s reciente divisi√≥n del PRSC. ¬†¬†

    

Como se sabe, el PRD que en las √ļltimas elecciones nacionales alcanz√≥ un 47% de las votaciones, constitu√≠a la m√°s seria amenaza al dominio monop√≥lico del partido de Gobierno, por lo cual era un ‚Äúrequisito funcional‚ÄĚ su divisi√≥n, para que el PLD asegure un dominio a largo plazo. Con ese prop√≥sito a la vista se aprovech√≥ su injerencia y control de las llamadas altas cortes y de la JCE, para producir una cadena de fallos legales que decretaron la divisi√≥n del PRD, dej√°ndole la propiedad del partido a la facci√≥n que luego decidi√≥ integrarse a la coalici√≥n oficialista y obligando a la otra a formar una nueva entidad partidaria cuyo nombre, Partido Revolucionario Moderno, (PRM), lo decidi√≥ la propia JCE. En el caso del PRSC, antiguo aliado del PLD, su direcci√≥n decidi√≥ no solo separarse del PLD, sino que negoci√≥ una alianza con el PRM incorpor√°ndose a la oposici√≥n, decisi√≥n que ha provocado que un grupo de dirigentes del partido ‚Äúcolorao‚ÄĚ, en su mayor√≠a funcionarios del actual Gobierno, tambi√©n decidieran conformar una nueva facci√≥n en apoyo a la reelecci√≥n oficialista.

    

El resultado final de ese proceso de fragmentaci√≥n y divisi√≥n de los partidos de la oposici√≥n, es el fortalecimiento de un r√©gimen partidario pr√°cticamente unipartidista, donde el partido de Gobierno ha logrado conformar una constelaci√≥n de agrupaciones que encarnan el pensamiento conservador de la derecha neoliberal criolla, con vocaci√≥n de pensamiento √ļnico y que monopoliza todas las fuentes del poder, frente a una oposici√≥n que, encabezada por el PRM y la Convergencia, ha quedado convertida en una disidencia residual y excluida del poder, adem√°s de arrastrar serias limitaciones que le impiden poner en marcha una estrategia que movilice a la poblaci√≥n en funci√≥n de metas verdaderamente pol√≠ticas en pro del restablecimiento de la debilitada democracia dominicana.

    

Esa oposici√≥n no encuentra la forma de plantear una opci√≥n ideol√≥gica-doctrinal alternativa, frente a la opci√≥n neoliberal-dominante que encarna el partido de Gobierno y sus aliados. La ‚Äúverbalizaci√≥n‚ÄĚ basada en an√©cdotas emocionadas que nacen de la ‚Äúcapacidad entrenada‚ÄĚ en la ‚Äúdenuncia resentida‚ÄĚ, no expresa ni conduce a la definici√≥n de una opci√≥n pol√≠tica alternativa que atraiga. Y esta ha sido y ser√° la gran debilidad que frenar√° el avance de las fuerzas democr√°ticas. Por eso el gran desaf√≠o de la oposici√≥n sigue siendo disponer no de un ‚Äúprograma de Gobierno‚ÄĚ, que por lo general es un pretexto inservible, sino de un ‚Äúideario pol√≠tico alternativo‚ÄĚ que unifique y motive.

 

¡Qué no se sorprendan!