Caracas, Venezuela, (EFE).- El presidente de Venezuela, Nicol谩s Maduro, inform贸 este viernes que pidi贸 ayuda a la ONU para 鈥渞egularizar鈥 el suministro de medicamentos en el pa铆s y para atender la crisis econ贸mica que atraviesa la naci贸n, principalmente, por la ca铆da en los precios del petr贸leo.

鈥淟e he pedido ayuda (鈥) para regularizar todo el tema de los medicamentos, Naciones Unidas tiene los planes m谩s avanzados, completos en el mundo, para recuperar la capacidad productiva de la industria farmac茅utica鈥, dijo Maduro al canal estatal VTV durante la inauguraci贸n de un conjunto de residencias en Caracas.

En ese sentido, indic贸 que conf铆a en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para estabilizar la distribuci贸n de medicinas en el pa铆s caribe帽o, una situaci贸n que se ha agudizado en los 煤ltimos dos a帽os.

Asimismo, pidi贸 鈥渁poyo鈥 a la ONU 鈥減ara atender las heridas econ贸micas y sociales que golpean鈥 al pueblo venezolano 鈥減or la guerra econ贸mica y por la ca铆da abrupta de los precios petroleros鈥. 聽 Por lo anterior, el mandatario venezolano le orden贸 a los ministros del 鈥渃ampo social鈥 seguir las recomendaciones que haga la ONU.

El pasado 8 diciembre, la ministra de Relaciones Exteriores de Venezuela, Delcy Rodr铆guez, anunci贸 que el Gobierno acord贸 ampliar los planes de cooperaci贸n con la ONU para adquirir medicamentos.

Sin embargo, un mes despu茅s el diputado opositor Jos茅 Manuel Olivares denunci贸 que el pa铆s no hab铆a adquirido medicinas. 聽 Por otro lado, Maduro dijo hoy que se hab铆a reunido con la jefa del PNUD, Jessica Faieta, y que hab铆a recibido de sus manos el informe anual del 铆ndice de desarrollo humano, en el que, dijo, de 188 pa铆ses, Venezuela ha quedado en el puesto 71. 聽 鈥淰enezuela ha quedado (鈥) por encima de M茅xico, Brasil, Colombia, Per煤, que son pa铆ses de econom铆a poderosa.

A pesar de la guerra econ贸mica, Venezuela se mantiene en un 铆ndice de desarrollo humano alto鈥, agreg贸. 聽 El Parlamento venezolano, de mayor铆a opositora, declar贸 la existencia de una crisis humanitaria nacional y, en este sentido, pidi贸 al Gobierno de Nicol谩s Maduro que permita el acceso de medicamentos y alimentos para atender la situaci贸n.

Un 51 % de los quir贸fanos de los hospitales p煤blicos venezolanos no se encuentra operativo y un 78 % de estos centros sufre la escasez de medicamentos, seg煤n la 鈥淓ncuesta Nacional de Hospitales 2017鈥, que fue presentada ante el Legislativo la semana pasada.

El Golpe de Estado.

S谩bado, 03 Septiembre 2016 14:22

Un golpe de Estado (calco del franc茅s coup d'脡tat) es la toma del poder pol铆tico, de un modo repentino de forma pac铆fica o violenta, por parte de un grupo de poder, vulnerando la legitimidad institucional establecida en un Estado, es decir, las normas legales de sucesi贸n en el poder vigente con anterioridad nacidas del sufragio universal (voto) y propias de un estado de derecho.

Se distingue de los conceptos de revuelta, mot铆n, rebeli贸n, putsch, revoluci贸n o guerra civil. Usualmente estos t茅rminos se utilizan con poca propiedad o con intenciones propagand铆sticas, y en el transcurso de los hechos y procesos hist贸ricos se suelen combinar entre s铆.

Am茅rica Latina atraves贸 por un sin n煤mero de golpes de Estado, muchos de ellos agrupados con base a periodos definidos dentro del proceso de transformaci贸n social, econ贸mica y pol铆tica del continente. As铆 las dictaduras personalistas tuvieron auge desde la creaci贸n de las rep煤blicas latinoamericanas, en la mitad del siglo XX y con la afirmaci贸n de la Guerra Fr铆a, se instauraron dictaduras en Am茅rica del Sur mayoritariamente institucionales.1

El concepto de golpe de Estado comenz贸 a ser empleado en Francia en el siglo XVII, para referirse a una serie de medidas violentas y repentinas tomadas por el Rey, sin respetar la legislaci贸n ni las normas morales, generalmente para deshacerse de sus enemigos, cuando el Rey mismo consideraba que eran necesarias para mantener la seguridad del Estado o el bien com煤n.2 En este sentido original, el concepto era muy similar a lo que se denomina en la actualidad "autogolpe", es decir, el desplazamiento de ciertas autoridades del Estado, por parte de la autoridad suprema.

El t茅rmino se fue ampliando a lo largo del siglo XIX para significar la acci贸n violenta de un componente del Estado, por ejemplo, las fuerzas armadas, con el fin de desplazar a la cabeza del mismo. El concepto se superpuso entonces, y a la vez se diferenci贸, del de "revoluci贸n", caracterizado sobre todo por estar principalmente organizado por civiles ajenos al Estado.

Ya en el siglo XX, en 1930 apareci贸 el libro T茅cnica del colpo di Stato (T茅cnica del Golpe de Estado) de Curzio Malaparte, que impondr铆a el uso generalizado del concepto, b谩sicamente en su acepci贸n moderna, a partir del an谩lisis cr铆tico de las acciones del fascismo y el nazismo. Malaparte aplica el concepto del golpe de Estado no s贸lo a una operaci贸n ejecutada por integrantes del Estado, sino tambi茅n por poderes civiles, que -mediante la desestabilizaci贸n del gobierno a trav茅s de acciones orientadas a generar caos social- provocan su ca铆da y acceden al poder.

Para Malaparte, la diferencia sustancial del concepto de golpe de Estado con los de "guerra civil" y "revoluci贸n" es esencialmente el uso de la sorpresa y la escasa duraci贸n relativa de las operaciones, 芦reduciendo "al m铆nimo el tama帽o y la intensidad de la confrontaci贸n armada"禄.2

En 1962, Samuel Finer escribi贸 otro libro importante para la conceptualizaci贸n del golpe de Estado: The Man on Horseback: The Role of the Military in Politics (tit. trad. Los militares en la pol铆tica mundial).3 La edici贸n original de Finner fue ampliada en 1975 (Peregrine Books) y en 1976 (Penguin Books); en 1988 se realiz贸 tambi茅n una edici贸n publicada por Westview Press.

Finner, pensando en los militares, distingue cuatro niveles de presi贸n sobre el Estado, de los cuales considera leg铆timo s贸lo al primero:聽Presi贸n sobre el gobierno o los parlamentarios, para influir a favor de sus intereses;

Reclamos al gobierno o el parlamento bajo aviso de que, en caso de no ser aceptados, proceder谩n a realizar acciones da帽inas. Finner considera este nivel como extorsi贸n ileg铆tima. Aun sin que el gobierno cambie, Finner sostiene que esta situaci贸n podr铆a dar lugar a un 芦golpe de Estado t谩cito禄, en el que el gobernante toma las decisiones que le impone el grupo de presi贸n.

Uso de la violencia o amenaza de violencia para reemplazar al gobierno civil por otro gobierno civil.聽Uso de la violencia o amenaza de violencia para reemplazar al gobierno civil por un gobierno militar.

En el curso del siglo XX, el golpe de Estado adopt贸 la forma t铆pica de una acci贸n de las fuerzas armadas desplazando por la fuerza al gobierno establecido. Sin embargo, sobre todo a partir del colapso de las dictaduras latinoamericanas, en la d茅cada de 1980, los golpes de Estado han ido adoptando formas m谩s complejas y menos evidentes, mediante t茅cnicas de desestabilizaci贸n econ贸mica ("golpes de mercado") y generaci贸n de climas de caos social (saqueos, huelgas, etc.), que pueden ser agudizados mediante el uso de medios de comunicaci贸n de masas.

Diferencias y similitudes con otros conceptos emparentados

El concepto de "golpe de Estado" est谩 emparentado con otros conceptos relacionados con trastornos del poder pol铆tico, como los de revuelta, mot铆n, rebeli贸n, revoluci贸n o guerra civil. Estos t茅rminos se utilizan de ordinario con poca propiedad o con intenciones propagand铆sticas o de desinformaci贸n. En el transcurso de los procesos hist贸ricos, estos fen贸menos no suelen presentarse en forma pura, sino combinados entre s铆.

Golpe de Estado y revoluci贸n: una revoluci贸n, en la Ciencia Pol铆tica, es un cambio social profundo y relativamente veloz, que usualmente 鈥攁unque no necesariamente鈥 implica confrontaciones violentas entre sectores. Una revoluci贸n puede combinarse, y suele suceder, con uno o m谩s golpes de Estado, cuando las autoridades legales son desplazadas por medios ilegales, sean estos evidentes o manteniendo una apariencia de legalidad.

Golpe de Estado y guerra civil: una guerra civil es un enfrentamiento militar generalizado y extendido en el tiempo, entre dos bandos de una misma sociedad. Se diferencia del golpe de Estado, sobre todo, por su duraci贸n, ya que el golpe de Estado es repentino y de corta duraci贸n (horas, a veces pocos d铆as).

Golpe de Estado, rebeli贸n y mot铆n: Muchas veces los golpes de Estado han tomado la forma de sublevaciones o rebeliones militares. En estos casos deben ser distinguidos del "mot铆n", ya que 茅ste es una desobediencia colectiva de un grupo de militares frente a sus mandos naturales, que no tiene como fin derrocar al gobierno, ni establecer determinadas pol铆ticas o cambios institucionales.

Golpe de Estado y revueltas: los trastornos institucionales suelen ir acompa帽ados de revueltas, en parte provocadas intencionalmente y en parte espont谩neas, en las cuales muchedumbres ocupan los espacios p煤blicos, desafiando la autoridad de los poderes establecidos, a veces de manera violenta. Las revueltas generan situaciones de caos social, que pueden ser aprovechadas tanto por quienes impulsan los golpes de Estado, como por quienes buscan defender el poder establecido.

Golpe de Estado y putsch: el t茅rmino alem谩n putsch (textualmente "empuj贸n") tiene un significado muy similar a "golpe de Estado", pero usualmente est谩 referido a intentos fallidos de golpe de Estado.

Golpe parlamentario: en muchos pa铆ses suele estar previsto que el Congreso haga juicio pol铆tico y eventualmente destituya al presidente de la naci贸n, en caso de que 茅ste cometiera alg煤n delito durante su gesti贸n. En algunos casos dichos juicios son equiparados con golpes de estado, dado el uso de artificios legales para que una mayor铆a parlamentaria destituya a un presidente, a煤n cuando se trata de procedimientos legales. El concepto 鈥攔elativamente nuevo鈥 de golpe parlamentario no es compartido por todos los analistas pol铆ticos.

Pronunciamiento militar: generalmente se llama as铆 a los golpes militares que buscan cambiar al gobierno, pero sin llevar a cabo una usurpaci贸n ni derrocar el sistema vigente.

Medidas legales contra los golpes de Estado

Varias constituciones del mundo[驴cu谩l?] poseen normas especiales para prevenir y castigar a los responsables de la comisi贸n de golpes de Estado, a la vez de un r茅gimen penal para sancionar los delitos contra la democracia.

Estas normas est谩n b谩sicamente orientadas a dos situaciones:

El efecto de los actos efectuados por las autoridades que asumieron el poder en virtud de un golpe de Estado, disponiendo, por ejemplo, que los mismos ser谩n "insanablemente nulos";

Las penas a ser aplicadas a los responsables de haber intentado o realizado un golpe de Estado.

L铆deres actuales que han asumido el poder mediante un golpe de Estado

La presidenta de Brasil, Dilma Rouseff, la tiene dif铆cil para ganar la batalla pol铆tica que libra en el Senado de su pa铆s para mantenerse en el poder que le confirieron 54 millones de votantes.

Ha quedado m谩s que evidente que contra la presidenta Rouseff se orquest贸 una conspiraci贸n movida por legisladores involucrados en escandalosos casos de corrupci贸n.

Contra la mandataria no ha salido ning煤n elemento que la se帽ale como part铆cipe de esos actos de corrupci贸n, cuya persecuci贸n motoriz贸 ella misma.

Esos mismos acusados y se帽alados por corrupci贸n hoy est谩n a punto de sacar del poder a una Presidenta a la que sus propios detractores reconocen su honestidad en el manejo de la cosa p煤blica.

Un grupo de legisladores se uni贸 a un cuestionado Vicepresidente para crear una mayor铆a congresional y sacar del Poder a una Presidenta.

Permitir que con la conformaci贸n de una mayor铆a un Congreso opositor pueda desterrar del poder a un presidente electo por el voto popular dar谩 pie a muchas crisis pol铆ticas.

Los argumentos que se usen no tendr谩n importancia, pues al final se impondr谩 el voto de unos cuantos congresistas para deshacer la voluntad popular.

Los gobiernos de Am茅rica Latina han sido muy t铆midos ante ese golpe de Estado blando que se fragua en Brasil.

La OEA ha sido poco activa frente a este caso.

Rouseff puede que sea sacada del poder y que a pocos de sus colegas de la regi贸n les importe algo, pero pueden empezarse a ver en ese espejo.

Bien se har铆a si los partidos pol铆ticos aprovecharan la mediaci贸n de monse帽or Agripino N煤帽ez Collado para llegar a un consenso sobre los perfiles e incluso hasta se pudieran barajar los nombres de los posibles agraciados para conformar la nueva Junta Central Electoral.

Esto, sin embargo, nunca deber铆a asumirse como una intromisi贸n a la responsabilidad del Senado.


Algunos senadores han osado revelar p煤blicamente que simpatizan con la ratificaci贸n de la actual Junta Central Electoral, para lo cual ya es sabido que existen aprestos en el Senado, pese a la objeci贸n de sectores de la sociedad que han abogado por miembros que despierten m谩s confiabilidad y transparencia que los actuales incumbentes.

Inclusive, se advierte que los nuevos miembros de ese organismo no deben tener inclinaci贸n pol铆tica tan conocida como los integrantes de la JCE.

De ah铆 que el Partido Revolucionario Moderno insiste en que el tema de la JCE sea parte del di谩logo que media Agripino N煤帽ez Collado para conciliar la Ley de Partidos.


La presidenta de la C谩mara de Diputados, Luc铆a Medina, dice que en un plazo de 15 d铆as habr谩 una nueva C谩mara de Cuentas y ha pedido que los aspirantes depositen sus documentos para ser evaluados y ser tomados en cuenta.

SANTIAGO DE LOS CABALLEROS, RD.- 聽El alcalde del municipio de Santiago de los caballeros, Abel Mart铆nez declar贸 que son temporales las suspensiones de las subvenciones a decenas de instituciones culturales, sociales y educativas que dispuso su administraci贸n edilicia.

Asimismo, Mart铆nez prometi贸 que tan pronto las finanzas municipales est茅n saneadas, ser谩n restablecidas las ayudas a las entidades a las que les fueron suspendidas de forma temporal.

鈥淣osotros recibimos una instituci贸n quebrada, sin un centavo y con muchas deudas, lo cual representa un gran reto, tanto para m铆 como para el equipo de funcionarios que me acompa帽an en esta gesti贸n鈥, subray贸 Mart铆nez.

Dijo que esas medidas obedecen al plan de saneamiento que lleva a cabo en el Ayuntamiento local.聽Precis贸 que es un amante de la cultura y las artes, y reiter贸 que las suspensiones de las subvenciones son moment谩neas.

Indic贸 que la Alcald铆a realiza un levantamiento para determinar qui茅n o qui茅nes representan las entidades que reciben ayudas de parte del cabildo y si realmente los emplean para los destinos que son asignados.

Entre las entidades afectadas por las suspensiones de las subvenciones municipales est谩n las sociedades culturales Alianza Cibae帽a y Ateneo Amantes de la Luz.

Santo Domingo, DN.- Al menos 2,065 funcionarios no han presentado su declaraci贸n jurada de bienes, con lo que incumplen el plazo establecido en la Ley 311-14, sobre Declaraci贸n de Patrimonio.

En vista de ello, la presidenta de la C谩mara de Cuentas, Licelott Marte de Barrios, dispuso que esos servidores del Estado sean llamados 鈥渦no por uno鈥 para que acudan a cumplir con su obligaci贸n.

鈥淟es mandamos una comunicaci贸n a sus jefes inmediatos, publicamos el listado en la prensa y en la p谩gina web, y a煤n as铆 no acatan las leyes, qu茅 m谩s podemos hacer鈥, exclam贸 Marte de Barrios.

Explic贸 que a la Procuradur铆a General de la Rep煤blica le corresponde cuestionar e investigar a esos funcionarios.

Dijo que la CC ha enviado a la Procuradur铆a Especializada de Persecuci贸n de la Corrupci贸n Administrativa (Pepca) varios informes sobre el incumplimiento de los funcionarios 鈥測 nunca hemos recibido ninguna respuesta鈥.

Opin贸 que la Ley 311-14 podr铆a ser modificada para que los servidores p煤blicos tengan que presentar su declaraci贸n antes de ocupar el cargo para el que fueron elegidos.

鈥淟o que pasa con la Ley es que no debi贸 decir declaraci贸n jurada patrimonial cuando la persona estuviera en posesi贸n del cargo. Antes de tomar posesi贸n es cuando deb铆an hacer la declaraci贸n jurada, como una manera indispensable para tomar posesi贸n鈥, explic贸.

Santo Domingo, DN.- El licenciado Luis Abinader, expres贸 su respaldo a la decisi贸n de los legisladores de los partidos Revolucionario Moderno (PRM) y Reformista Social Cristiano (PRSC) de retirarse de la reuni贸n de la Asamblea Nacional, luego que se le rechazara un 鈥渋nforme disidente鈥 sobre la validez de las actas de elecci贸n del presidente Danilo Medina y la vicepresidenta Margarita Cede帽o.聽

鈥淓se informe disidente de la oposici贸n es una prerrogativa propia de la vida parlamentaria democr谩tica, y su rechazo es otra muestra de la proclividad del Partido de la Liberaci贸n Dominicana a no respetar el rigor constitucional, y su intolerancia frente a las divergencias que han de expresarse en el r茅gimen democr谩tico鈥, expres贸.

Abinader tras participar en la Decima Octava Sesi贸n Ordinaria de la Direcci贸n Ejecutiva del PRM, agreg贸 que el art铆culo 120 de la Constituci贸n se refiere de manera muy clara a la atribuci贸n 聽de la Asamblea Nacional de 鈥渆xaminar las actas de elecci贸n鈥 del presidente y vicepresidente de la Rep煤blica, lo cual no se hizo, seg煤n han denunciado de manera responsable los legisladores de oposici贸n.

Sostuvo que dados los tantos y contundentes cuestionamientos de su elecci贸n, el presidente Danilo Medina deber铆a ser el primero en mostrar inter茅s en que se cumpla al pie de la letra cada mandato constitucional, tanto en la conclusi贸n de su actual gesti贸n como en la administraci贸n que inaugurar谩 el pr贸ximo 16 de agosto.

鈥淓l PLD no debe seguir actuando como una mayor铆a mec谩nica intolerante, que se impone ignorando lo que disponen la Constituci贸n y las leyes, y cuantas veces las violen, estaremos prestos a defenderlas鈥, concluy贸 afirmando.

El informe disidente de los legisladores de oposici贸n establece que el congreso no fue apoderado de 鈥渓as actas de elecci贸n鈥 del presidente y la vicepresidenta, como establece la Constituci贸n, sino de boletines preparados por la Junta Central Electoral.

Los partidos de oposici贸n han 聽planteado que el escrutinio de la JCE arroj贸 resultados ileg铆timos y solicitaron les fueran entregadas copias de las actas manuales de elecci贸n, a lo cual se neg贸 el organismo electoral.聽

Santo Domingo, DN.- El presidente Danilo Medina recibi贸 este mi茅rcoles de mano de una delegaci贸n de legisladores, el certificado de su victoria en las elecciones del pasado 15 de mayo.

El certificado fue entregado a Medina en el Palacio Nacional por una comisi贸n de la Asamblea Nacional presidida por el presidente de los diputados, Abel Mart铆nez, quien destac贸 la votaci贸n 鈥渉ist贸rica鈥 con la que el gobernante fue elegido para los pr贸ximos cuatro a帽os.

Mart铆nez estuvo acompa帽ado de los senadores Francis Vargas, Amarilis Santana, Antonio Cruz; Adriano S谩nchez Roa, Amable Aristy Castro; los diputados Luc铆a Medina, Licelott Orfelina Arias, Jos茅 Luis Cosme, Elpidio B谩ez, Ruddy Gonz谩lez y Miguel 脕ngel Peguero.

La Asamblea Nacional proclam贸 ayer reelecto presidente Danilo Medina; y a su vicepresidenta, Margarita Cede帽o, como los nuevos ocupantes de ambos cargos para el periodo 2016-2020.

El c贸mputo final de la Junta Central Electoral (JCE) indica que Danilo Medina alcanz贸 2,843,956 votos para un 61.76 % de los sufragios en los comicios generales del pasado 15 de mayo.

La juramentaci贸n del gobernante y su vicepresidenta tendr谩 lugar el pr贸ximo 16 de agosto en el Congreso Nacional.

P谩gina 1 de 113